Si quieres una de mis fotografías puedes contactarme ;) info@alvarocubero.com Fotografía por ©Alvaro Cubero

La Agami

  • Un ensayo fotográfico por Álvaro Cubero

    AGAMIA AGAMI

Fotografía y camino

La vida esta construida a base de sueños y realidades. Cuando comenzamos en la fotografía nos damos cuenta que ella misma nos va llevando por el camino que nuestro corazón anhela, creemos que por el azar o la casualidad terminamos haciendo el tipo de fotografía que hacemos, pero no es así, hacemos el tipo de fotografía que vamos prefiriendo, que nos identifica y por la que vale la pena luchar.

Mi mayor sueño siempre fue y ha sido que mi cámara sea mi voz, que la cámara sea una herramienta, una que me lleve a mostrarles cosas maravillosas a esas personas que no tienen la posibilidad de verlas, que al final mi trabajo trascienda. Hoy me encuentro luchando por ese sueño, lográndolo poco a poco y agradeciendo a la vida por haberme permitido llegar hasta acá.

Para nadie es un secreto que Costa Rica tiene un lugar especial en mi corazón ya que es mi hogar y es donde aprendí a empuñar una cámara. Por cuestiones de mi trabajo ahora hago más fotografías fuera de Costa Rica, pero no hay segundo que pase sin que desee con todo mi corazón estar acá, rebuscando, intentando y descubriendo.

Es por esto que me place muchísimo contarles esta pequeña historia, esta en la cual siento que de verdad es posible lograr un cambio, por lo menos hacer visible ante el mundo algo que no tenía voz.

Vamos a descubrir ¿Quién es la Garza Agami? y el porqué es tan especial.

  • La Garza

    FANTASMA

Una Garza, un sueño

Desde que conocí acerca de la Garza Agami, todo en ella me pareció misterioso. Una garza que se dejaba ver poco, que vivía en las partes más oscuras de las lagunas, el "Santo Grial" de muchos observadores de aves y fotógrafos, se podría decir que su infama me cautivó. Tuve la oportunidad de fotografiarla un par de veces antes de este encuentro significativo, pero siempre me quedaba esa insatisfacción de querer más de ella, quería algo más que una bonita foto, quería historia natural.

Fue así como a mediados del 2015 escuché por primera vez de la colonia de anidación de esta maravillosa garza, según contaban existía un lugar en el caribe costarricense donde estas garzas se reunían a nidificar en decenas, casi centenas de ellas.

Debido a lo remota del área, a lo resguardado del lugar y a la poca comunicación que tenían en aquel entonces, tuve que desistir de la idea de ir a presenciar estas hermosas aves. No fue si no hasta el 2017 donde pude hacer un contacto más cercano con el nuevo administrador de la reserva natural protegida: Ecology Project International.

Tengo el gusto de ser colaborador recurrente de Ecology Project International (EPI) y cuando me dijeron la noticia de que iban a empezar a administrar la reserva especial, no podía creerlo y la felicidad me embargaba, una felicidad mezclada con ansiedad, con un poquito de angustia de la responsabilidad que tenía ante mi. Luego de varias reuniones, logística y proyectos, pudimos concretar mi primera visita a Pacuare Reserve, un santuario para la arribada de tortugas Baula así como de las Garzas Agami.

Existen varias colonias de nidos de esta garza conocidas en el mundo, una gigante población en Guyana Francesa, una en las selvas del sur de México y otra en Ecuador, sin embargo, NINGUNA como la colonia de Costa Rica, relativamente sencilla de llegar, una pequeña isla en medio de una laguna a tan solo 200 metros del mar caribe, resguardada por la seguridad de la reserva y la impenetrable jungla de bosque lluvioso.

Todo en Reserva Pacuare es una experiencia, el dormir sin electricidad, el escuchar el océano, el estar rodeado de investigadores, estudiantes, voluntarios, todos comparten algo contigo, el amor por la naturaleza. Desde que llegas te sientes bienvenido y al irte ya vas extrañando.

Llegar a la colonia de nidos es toda una labor, debes ir acompañado por los asistentes de campo, el lugar de nidos no está marcado, ya que no es un atractivo turístico, es un lugar prístino y único en el mundo, donde la presencia humana debe ser controlada y con mucha cautela. Logramos llegar, el barro, las serpientes y los mosquitos hacen todo un poco mas difícil. Pero nada de eso importa cuando tienes ante tus ojos a esta garza, esta misma que suele estar sola en la oscuridad, que huye de las personas, esta garza que es tímida por naturaleza, ahí, de frente, acompañada de decenas y decenas de otras garzas Agami, machos con sus caras rojizas de época reproductiva, hembras cuidando nidos, huevos de color celeste claro, un sonido gutural generalizado, unas cuantas garzas pescando a la orilla del lago, algunos machos recogiendo ramas para acondicionar mejor el nido, si existe un paraíso de aves sin duda sería este.

Las Garzas Agami notan de inmediato tu presencia pero en vez de huir te dan el beneficio de la duda, esperan curiosamente para ver que vienes a hacer, algunas se apartan un poco en modo de prevención, pero no han pasado 20 minutos antes de que te tomen confianza y continúen en sus labores cotidianas, no hay mucho tiempo y hay que sacar cientos de polluelos en la temporada.

Algunos años han contado hasta 266 individuos, otros como este 2018 que pasó no fue posible saber el número exacto pero yo personalmente y a simple vista conté 60 individuos solo del lado de la isla que tenía visible. Recordemos que esta garza está considerada vulnerable por la IUCN Red List, por la pérdida de su hábitat, lo que la pone a solo un paso de estar en peligro de extinción, he acá la labor de importancia de la fotografía de vida silvestre.

Pude observar su comportamiento, hacer conteos durante mi primera visita de 6 días y mi segunda visita de 3 días, lograr anotaciones de campo, de comportamiento, de hábitat, se generó material fotográfico de calidad pero información natural de calidad también, la labor realizada valió toda la pena del mundo, valió la picadura de cientos de mosquitos, el barrial y el cansancio.

No solamente logré un material fotográfico que apoyará gráficamente a investigaciones de las garzas, también será utilizado para atraer más donadores, voluntarios e investigadores, este material fotográfico que capté será utilizado para concientizar a las personas que no conocen esta garza y que no saben lo privilegiados que somos de tener la que es tal vez la colonia de Garzas Agami más accesible del mundo, la fotografía de vida silvestre debe tener un propósito el cual debe estar al servicio de la conservación.

Quisiera dedicar este proyecto fotográfico de conservación a Miguel Fuentes y Melissa Segura de Ecology Project, por ayudarme a hacer este trabajo fotográfico y sueño personal, así como todos los voluntarios, investigadores y asistentes de campo de la Reserva Pacuare que trabajan sin parar y sin esperar ningún reconocimiento más que el de la naturaleza por su gran labor.

Visita Ecology Project International

Les dejo con algunas de mis fotografías favoritas, no sin antes decirles que continuaremos con la labor de conservación sin parar para aportar un granito de arena a este mundo.

7
2
2
2
6
3
1
1
1
1
1
0
1
0
1
2
2
0
2
1
0
0
0

¿Qué piensas de las Garzas Agami?

No te olvides de escribirme en las redes sociales, para contarme más de que te pareció este reportaje y responder cualquier pregunta que tengas.

Álvaro Cubero Vega
Wildlife and Conservancy Photographer

Ubicación

Reserva Pacuare

Es una reserva privada en la desembocadura del Río Pacuare.

La expedición fue de dos partes una en Mayo y otra en Agosto 2018.

Equipo

  • Canon 100-400mm f4.5-5.6 II
  • Cámara Canon 5D Mark IV
  • Canon 600mm f4 II
  • Canon 16-35mm f2.8 L II

Accesorios

  • Trípode y Gimbal Systematic GITZO
  • Disco Duro G Technology
  • Macbook Pro 15"

Comments are closed.